¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Escríbenos sin compromiso



Candanchú

Candanchú

Candanchú es una estación de esquí situada en el Pirineo Aragonés (España), en el término municipal de Aísa, provincia de Huesca. En 2014 contaba con 89 habitantes. Fue inaugurada en 1928, lo que la convierte en la estación de esquí más antigua de toda España..
La estación de esquí de Candanchú se encuentra en el Pirineo aragonés, junto al río Aragón, a 1 km del Puerto del Somport, frontera con Francia y entrada del Camino de Santiago en España, a 27 km al norte de la ciudad de Jaca y junto a la vecina estación de Astún.

Candanchú se ha convertido en la actualidad en una estación de marcado carácter familiar, ya que dispone de una de las mejores zonas para esquiadores principiantes del mundo. Esta se encuentra en la zona llamada Tobazo Bajo – Pista Grande, en la que junto a una gran cafetería en la base de la estación, se encuentran 8 pistas verdes y 2 azules. Están situadas de tal forma que los padres o familiares pueden ver a sus hijos o adultos aprendiendo.
La estación también destaca por sus paisajes, siendo una de las estaciones de esquí más bonitas de España. Además de contar con la gran zona de debutantes, cuenta con pistas negras y rojas e itinerarios fuera de pista famosísimos, destacando el Tubo de la Zapatilla y Loma Verde, indicados sólo para expertos.
Ofrece todos los servicios de una estación de esquí: remontes con una capacidad de 21.300 esquiadores/hora, enfermería, escuela de esquí, además de escuela para monitores. Cuenta con diversos puntos de restauración en toda la estación, alquiler de material, guardería, etc. Al final de la silla del Tobazo se encuentra la cafetería Tobazo.
Además, cuenta con un completo circuito de esquí de fondo y con un campo de biatlón.
Fuera de la temporada de nieve podemos disfrutar de otros deportes como la escalada o el senderismo con importantes rutas como la GR11, la senda de Camille, o el camino de Santiago. También se puede disfrutar de observación de aves y de una rica variedad de fauna y flora salvaje, siendo común el avistamiento de sarrios o la flor de nieve, típicos de esta zona del pirineo.